PDFImprimirE-mail

Carlos Tosini

"La gente que nos visita descubre que los argentinos somos capaces de hacer una de las centrales más modernas del mundo"

Carlos Tosini se desempeña en la Central Termoeléctrica de Ciclo Combinado TMB (Termoeléctrica Manuel Belgrano) en Campana.

Cuando vine recién empezaba el montaje de toda la central. Yo entré en el equipo encargado de la puesta en marcha, para la parte de ciclo abierto, que son las dos turbinas de gas. La construcción fue en tiempo record, hacia marzo de 2008 ya lo teníamos listo. Estábamos apurados porque la situación energética en ese momento era bastante crítica.
Después se inició el cierre del ciclo hacia una turbina a vapor. Esta fase fue el gran desafío que enfrentó Electroingeniería, ya que es donde está la verdadera construcción de la central. La anterior etapa, si bien es compleja, es más estándar. En cambio aquí hay que aplicar todos los conocimientos en ingeniería, tener en cuenta las particularidades de la zona: temperatura, humedad, terreno. La central funciona comercialmente desde diciembre de 2009 y abastece al Sistema Interconectado Nacional. Durante el transcurso de 2010 se trabajó en las terminaciones: parquización, pintura, etc.


Actualmente seguimos con esa tarea, con los puntos pendientes y atendiendo las garantías, ya que estos equipos, como todos, pueden tener fallas.

¿Cómo empieza tu vínculo con la Fundación?


Empezó a venir gente a conocer la central: estudiantes de universidades locales, gente de la zona, recuerdo incluso una delegación de Colombia. También empleados de Electroingeniería, lo cual me pareció genial porque les permite saber dónde están trabajando, ver lo qCarlos Tosini
ue es la empresa y los emprendimientos que tiene, que son obras importantes no sólo por la envergadura en cuanto al costo, sino también por la cantidad de gente que se emplea.
En relación a los estudiantes que se están por recibir, que vienen de vivir durante la década de los noventa en un país que sufrió un achatamiento de la industria, de la ingeniería, al visitar estos lugares se dan cuenta lo que se puede hacer en Argentina y que ellos pueden ser partícipes de estos emprendimientos.
Para eso tienen que conocer, saber de qué se trata, por eso son importantes las visitas. Muchas veces creen que todo esto es realizado por extranjeros. Yo les digo que si bien los equipos son extranjeros, debido al atraso que tuvimos en cuanto a tecnología, no es así en cuanto a mano de obra y conocimiento, planos en los que estamos a la altura de cualquier país.
Una sociedad como ésta necesita como mínimo una central por año, porque hay tres frentes que atacar: el crecimiento de la población, la necesidad de revertir el atraso energético y la necesidad de cubrir las nuevas inversiones. Es muy fácil decir que tienen que venir empresas a invertir en el país; pero estas empresas necesitan energía y si no podés suministrárselas no pueden hacer nada. Por eso es importante resaltar el plan de construcción de centrales que se está implementando en los últimos años, que no es sólo una cuestión de negocios sino que cumple una función social ante el crecimiento del país.

¿Qué te motiva a colaborar a través de la Fundación?


Lo que me motiva es que la gente que nos visita descubre que los argentinos somos capaces de hacer una de las centrales más modernas del  mundo,  utilizando tecnología de punta, siguiendo rigurosas especificaciones en cuanto al ruido, a la contaminación. Me gusta dar estas charlas porque  los estudiantes pueden ver el crecimiento que estamos teniendo a nivel energético y saber que ellos están a la par de cualquier técnico o ingeniero el mundo, con capacidades de seguir creciendo. Cuando vinieron de una universidad colombiana, por ejemplo, se fueron diciendo que querían venir a trabajar a la Argentina.

TWITTER