PDFImprimirE-mail

Sergio Palacio y Marcelo Auger

¿Cómo fue la expriencia con la Escuela Nº 215 de Vizcarra, Jujuy?

Sergio del Palacio: Salimos hacia Jujuy a las tres de la mañana, junto con Eusebio Páez, otro compañero. Manejamos todo el día. Cuando llegamos a Humahuaca nos encontramos con el maestro Nicolasio, que nos ubicó en un hotel y nos llevó a recorrer un poco. Nos pusimos a organizar el resto del viaje, porque teníamos que ir hasta Tres Cruces y después teníamos que pasar por la mina Aguilar, para lo cual necesitábamos un permiso.
Todo el camino era de ripio. Después de pasar la mina seguimos por el lecho del río.

Cuando ya estábamos cerca de la escuela el camino era de arena y el camión, por su peso, no podía seguir. Casi no hay vegetación ahí, primero pusimos debajo de las ruedas piedras y ramas que arrancábamos de los pocos arbustos que había. Avanzábamos muy de a poco.Escuela215 1

Tuvimos que ir caminando a la escuela para traer tablones, pero a cada rato el camión se volvía a enterrar. Hasta que agarró un envión y llegamos. Estuvimos medio día para avanzar alrededor de un kilómetro. El regreso también fue complicado, para colmo era en subida, pero con el camión vacío podíamos alcanzar un poco más de velocidad.

¿Cómo fue la recepción en la escuela?

SP: Nos ayudaron entre todos a descargar las cosas, mesas, sillas, camas, colchones; y nos mostraron las instalaciones. Todo lo que había en esa zona era la escuela y dos casitas muy precarias a cincuenta metros. Un muchachito que vive en una de esas casas, que también nos ayudó, nunca antes se había subido a un vehículo. Le gente fue muy hospitalaria. Fue una experiencia muy buena. Yo nunca había puesto un pie en las provincias de Jujuy y Salta, no sabía lo que era manejar por la Puna. Me sorprendió la pobreza que hay en ese rincón de la República. Que haya una escuela en medio de la nada me parece muy bueno, porque en esa zona también Escuela215 2
hay chicos, por más que sean pocos. Llegan hasta la escuela caminando desde muy lejos, entre los cerros, y se quedan durante toda la semana.
Ahora en julio o agosto hay que volver a esa escuela para ayudar con el tema de la calefacción, y espero que me toque ir a mí.

¿Cómo surge el viaje a la escuela de Vizcarra?

Marcelo Augier: La hija de un empleado de Atucha es madrina de la Escuela Nº215 de Vizcarra, provincia de Jujuy. Ella necesitaba mandar algunas cosas y nosotros nos ofrecimos a llevarlas hasta allá. Cuando hablamos con la escuela para coordinar supimos que tenían muchas más necesidades y lo comentamos entre el personal de máquinas y equipos. Todos aportaron algo: juntamos ropa, camas, frazadas, juguetes, etc. Los chicos en la escuela dormían de a dos o tres porque no tenían suficientes camas.

¿Cómo es la relación entre la Gerencia de Máquinas de El Talar la Fundación?

MA: La Gerencia de Máquinas y Equipos de El Talar, área a la que pertenezco, se ocupa de mantener operativos todos los equipos para los proyectos, para las obras viales, de infraestructura, de saneamiento; armamos los obradores. Lo que hacemos es garantizar equipo, movilidad, transporte y servicios. Somos responsables de los vehículos y sus operadores.

En relación a la Fundación, aportamos con la logística y el apoyo de servicio. Hemos colaborado con una cooperativa de trabajo, le donamos máquinas, elementos informáticos en desuso; hemos reparado una ambulancia en la localidad de Timbúes, hemos construido un galpón en un centro
comunitario de la Matanza, también colaboramos con varias escuelas. Todo eso con material de descarte recuperado de las obras.Escuela215 3

¿Cómo es la dinámica con la Fundación Electroingeniería?

MA: Desde la Fundación se comunican con nosotros cuando necesitan algo. A su vez, cuando se termina una obra y tenemos material que no podemos aplicar en otra obra, le avisamos y él nos dice dónde se puede reubicar. Entonces nosotros lo acondicionamos y lo entregamos.

TWITTER